Si no se te quita un resfriado o una tos, pon esto en tu ombligo y no las padecerás más

Consejos 411 Visitas

En la vida, todos estamos expuestos a padecer de distintas enfermedades, contagiosas o no. Aunque la ciencia ha avanzado mucho en el ámbito médico, todavía hay enfermedades de las que no se tiene cura.

Por eso, los expertos siempre animan a la población a tener cuidado y tomar ciertas precauciones. De modo que puedan evitar enfermarse y vivir saludables. Para mantenernos bien en cuanto a salud se refiere, es necesario tener en cuenta varios factores.

No solamente basta con que tengamos una rutina de actividades físicas, lo cual aún nos ayuda a bajar de peso. Algo que influye directamente en nuestra salud es la alimentación. Por eso, si queremos mantenernos saludables, debemos mejorar nuestra alimentación.

No obstante, aun realizando actividades físicas y teniendo una dieta balanceada, podemos enfermarnos. Y es que muchas de las enfermedades que podemos contraer son contagiosas. Por eso, en una pandemia de gripe, por ejemplo, probablemente terminemos contagiados.

Otra situación pudiera surgir luego de consumir ciertos alimentos. Puede que salgamos de casa a comer y, por un pequeño descuido, la comida que compremos no estaba acta para ser ingerida. Entonces, cuando nos la comemos, esta nos cae mal y nos da un gran dolor de barriga. De ahí que terminemos enfermos del estómago, aunque nos hayamos cuidado.

Las situaciones anteriores son solo 2 ejemplos de las razones por las que podemos caer enfermos. Las mismas son situaciones cotidianas, que no implican una enfermedad grave o terminal. Sin embargo, estas pueden ser muy molestas, especialmente cuando la gripe viene acompañada de tos. Pero a continuación te mostraremos una solución practica y sencilla para estos problemas.

La verdad es que parece mentira que con un método tan sencillo se puedan tratar tantas dolencias. Este método ha sido utilizado por muchas generaciones anteriores a la nuestra. Sin embargo, a la fecha todavía no se ha descubierto otro método tan poderoso y sencillo como este. Al enterarte de este procedimiento, quedarás con la boca abierta.

Alivia varias dolencias con una sola receta

Para realizar este método, lo único que debemos tener a mano es un poco de algodón y alcohol. Una vez lo tengas, deberás mojar el 50% del algodón con alcohol. Acto seguido, introducirás el algodón en tu ombligo y verás cómo los dolores y molestias desaparecen. Además, te sentirás mucho más relajado con este simple procedimiento.

La gran mayoría utiliza este método para tratar el dolor muscular, la gripe o el frio. Esta opción es mucho más conveniente que el consumo de medicamento, ya que no daña tus riñones. Así que, la próxima vez que tengas gripe, tos o dolor muscular, ya sabes lo que debes hacer. Toma un algodón, humedécelo con alcohol en un 50% e introdúcelo en tu ombligo.

Un consejo extra para este procedimiento, es bueno utilizar un vendaje o cubrir la zona con un paño o bolsa plástica. Tu escoge cuál de estas tres opciones cuál es la que más te conviene en tu caso.

Si tienes dolor de estómago o quieres prevenir los mareos, también puedes utilizar este procedimiento. Lo único que, para estos casos, será necesaria una pequeña modificación al proceso. En estos casos, además de humedecer el algodón, también lo rociaremos con un poco de sal. Finalmente, lo coloraremos dentro de nuestro obligo como de costumbre.

Ahora estas preparado para hacer frente a muchas dolencias y enfermedades como las antes mencionadas. Pero no te quedes con esta información para ti solo, ya que la misma puede ayudar a muchos, así que compártela con tus familiares o amigos.

Espero que esta información te sirva mucho. Hasta pronto

Compartir

Comentarios