Mezcla Vaselina con Miel y Huevo, y tu Vida Cambiará por Siempre

belleza 131 Visitas

Las arrugas en la frente, ligado a las conocidas patas de gallo, forman unas de las primeras líneas de expresión que aparecen en nuestra cara con el pasar de los años y asimismo son de las más visibles. Algunas veces no es siquiera levantar las cejas; ya que cuando nuestra piel está reseca, los pliegues se establecen y son notorios como extensas líneas que van de lado a lado. Las Arrugas en la frente aparecen de modo natural cuando gesticulamos de algún modo nuestro rostro, y con el curso suelen brotar más y más marcadas. También son habituales en personas con muchas preocupaciones o que suelen consumir excesivas grasas o azúcares.

En los laterales de la frente pueden formarse algunas arrugas diagonales que podrían hacer referencia a hipertensión arterial o sentimientos de ira o angustia.

Estas primeras señales del envejecimiento se producen por la pérdida de colágeno y elastina en esta zona de la piel debido a la expresión de emociones y al deterioro que se va presentando por diversos factores, pero hoy tenemos para ti una sensacional mascarilla que te ayudará a solucionar estos problemas.

Mascarilla natural de vaselina y huevo

Esta mascarilla natural tiene propiedades hidratantes que ayudan a ampliar la fabricación de colágeno y elastina para regenerar la piel débil. Se presenta de una combinación de vaselina con miel de abejas, yema de huevo y aceite de oliva, ingredientes ricos en antioxidantes y grasas saludables para la piel.

Ingredientes:

2 cucharaditas de vaselina natural (10 ml)
1 cucharadita de miel (7,5 g)
1 yema de huevo
1 cucharada de aceite de oliva (16 g)

Modo de Preparación:

Introduce la vaselina en una cacerola pequeña y llévala al baño María para que se derrita.
Una vez esté líquida, incorpora los demás ingredientes y mezcla conforme para que queden bien no que tu producto salgo como se desea.
Vierte el producto en un recipiente de cristal.

Modo de uso:

Extiende el producto con un suave masaje en las áreas que desees tratar.

Presiona con las yemas de los dedos y frota durante 15 minutos para obtener un mejor efecto.

La debes dejar reposar unos 30 minutos más para buenos resultados.

En lo posible la debes aplicar en horas de la noche para que los resultados sean óptimos.

Úsala unas cinco veces a la semana.

Incorpórala en tu rutina de belleza habitual.

Los efectos de esta mascarilla natural no son inmediatos, pero se notan después de varias aplicaciones. Lo importante es tener paciencia y ser constantes para obtener los resultados deseados, pues si lo usas constantemente en muy poco tiempo notarás los grandes cambios que tu piel manifestará.

Compartir

Comentarios