Lo que sucede cuando orinas mientras te bañas

Salud 220 Visitas

Orinar en la ducha es algo que todo el planeta ha hecho alguna vez. A pesar de esto, se trata de una acción que está mal vista y que nadie reconoce. Mucha gente lo tacha como algo que es poco higiénico e inaceptable. Lo que no sabe la mayoría de las personas, es que esta sencilla acción puede ser muy beneficiosa tanto para las personas como para el medio ambiente. Si quieres saber los beneficios que ofrece orinar en la ducha, te invito a mantenerte viendo este vídeo. Una vez que los conozcas, tu forma de ver esta acción cambiará para siempre.

Orinar en la ducha ayuda ahorrar agua

El importante  primer  beneficio que nos encontramos a la hora de orinar en la ducha mientras nos lavamos, es el importante ahorro de agua que esto conlleva. Cada vez que se tira de la cadena del retrete, se desperdician unos 5 litros de agua de media, agua que puede ser muy beneficiosa para otras cosas, más aún en aquellas regiones del planeta donde la sequía es continua. Si aprovechamos mientras nos duchamos para orinar, estaremos evitando tener que tirar de la cadena. Si esto lo repetimos cada vez que nos duchemos, podemos ahorrar miles de litros al año.

Por supuesto, también existen inodoros ecológicos pero que no ahorran tanta agua como deberían. Puesto que la mayoría de las personas se duchan cada día, sería lógico aprovechar ese momento para orinar.

Es un poderoso desinfectante

Seguro que alguna vez habrás escuchado a tu abuelo decir que alguna vez se ha orinado en una herida. No significa que fueran unos guarros, sino que sabían de sus propiedades desinfectantes. La orina es capaz de desinfectar una pequeña herida, proporcionar alivio y relajar los tejidos dañados.

Si has sufrido una herida, puedes aprovechar el momento de la ducha para desinfectar esa lesión utilizando tu orina. También es muy recomendable utilizarla después de haberte depilado las piernas. De esta forma mantendrás las infecciones lejos.

Una cosa hay que dejar claro, sólo es recomendable utilizarlo con heridas leves. Si se trata de heridas más graves, lo que deberíamos hacer es acudir a nuestro centro de salud. Tampoco es recomendable utilizar esto si pensamos que podemos tener una infección urinaria.

Beneficia la piel

Nuestra piel es otro de los que se pueden beneficiar de las propiedades de las orinas. Es buena para tratar enfermedades como la psoriasis o los eccemas. Esto es debido a la urea, que es un ingrediente muy utilizado dentro del mundo de la cosmética a la hora de elaborar cremas para el cuidado de la piel. Incluso nuestras abuelas lo utilizaban como remedio casero.

Si estás pensando en utilizar tu orina para cuidarte la piel, decirte que el momento del día donde la concentración de urea es mayor, es por la mañana. Más concretamente a mitad del proceso. Lo que se puede hacer es orinar en ducha y cogerla en un recipiente. Luego te puedes frotar con ella. Deja actuar durante unos minutos y luego aclara con agua limpia.

Hay que decir que la aplicación de la orina en la piel es inodora, es decir, que no deja olor. De todas formas, siempre es aconsejable lavarse después.

Es un buen método antifúngico

Los hongos que pueden llegar a aparecer en nuestros pies, pueden ser muy molestos. No hay nada como un método preventivo para evitar que aparezcan. La orina es un producto que realiza esta acción a la perfección, ya que ayuda a frenar la proliferación de los hongos. Pero una cosa hay que tener en cuenta, si vemos que la situación empeora, entonces deberás acudir a un especialista para que tome las medidas adecuadas para acabar con ellos.

Para que el efecto de la orina contra los hongos sea más beneficioso, es recomendable combinarlo con algún medicamento antifúngico.

Es más higiénico de lo que podríais esperar

Este último punto está pensado sobre todo para las mujeres. Cuando suelen orinar en la taza, a la hora de limpiarse utilizan un trozo de papel. Generalmente este proceso es de atrás hacia adelante. Esto puede introducir bacterias en la uretra, causando una infección muy dolorosa. Orinar en la ducha evita este problema, ya que el agua limpia se encarga de enjuagar todo.

Compartir

Comentarios