La mujer de Robin Williams cuenta el infierno que lo llevó al suicidio

Reflexiones 707 Visitas

La viuda de Robin Williams publicó una carta en la que cuenta cómo fue la enfermedad de su marido, la cual todavía no tiene cura

Susan Schneider, la viuda de Robin Williams, relató en una carta lo que realmente mató a su marido cuando van más de dos años de su suicidio. Lo que causó su agonía fue una compleja enfermedad neurodegenerativa. “La demencia con cuerpos de Lewy es lo que mató a Robin” , explicó en la revista Neurology.

Fue el pasado 11 de agosto de 2014 cuando Robin Williams decidió quitarse la vida. De hecho, a su enfermedad, la define Susan como “el terrorista dentro del cerebro de mi marido”.

 

Inicia la carta diciendo que “esta es una historia personal, tristemente trágica y desgarradora, pero quiero compartirla con vosotros con la esperanza de que pueda ayudar a otros. Como ya sabéis, mi marido Robin Williams tenía la poco conocida, pero mortal, demencia de los cuerpos de Lewy (conocida como LBD, por sus siglas en inglés). No estuvo solo en esta traumática experiencia. Como sabéis, casi 1.5 millones de personas lo están sufriendo ahora mismo en Estados Unidos”.

No solo perdí a mi marido por LBD. Perdí a mi mejor amigo. Robin y yo habíamos encontrado el uno en el otro ese amor incondicional que habíamos anhelado siempre. Uno de mis momentos favoritos era cuando hacíamos juntos el repaso de cómo habían ido nuestros días. Normalmente lo hacíamos al acabar el día. No importaba que estuviéramos haciendo: trabajando en casa, viajando juntos o si él estaba rodando fuera. Hablábamos sobre nuestras alegrías, nuestros miedos y nuestras inseguridades… Cualquier problema era superable porque nos teníamos el uno al otro”, prosigue.

El actor sufría “paranoia, alucinaciones, insomnio, fallos de memoria”. De hecho, solía repetir que lo que quería era reiniciar su cerebro. “Robin estaba volviéndose loco y era consciente de eso ¿Pueden imaginarse el dolor que sintió mientras experimentaba cómo se desintegraba?”. Aún fue más allá. “No hay ninguna cura y el rápido declive de Robin estaba asegurado”.

Recordó, además, como fue el último día que pasaron juntos. “Hicimos todas las cosas que nos encantan en un fin de semana cualquiera, como una cita larga. Al acabar el domingo, llegué a sentir que se encontraba mejor. Cuando nos fuimos a dormir, me dijo, ‘Buenas noches, mi amor’. Sus palabras aún hacen eco en mi corazón”.

Ahora, su viuda trabaja en una fundación estadounidense que estudia esta enfermedad.  “Desde mi posición, vi al hombre más valiente del mundo interpretando el rol más difícil de su vida”.

El siguiente video te podría interesar mucho y ayudarte a verte mucho mejor!

Para recibir mas recetas y videos de salud suscribase a nuestro canal

[Total:0    Promedio:0/5]

Compartir

Comentarios