Consejos sencillos para eliminar el cerumen desde su casa

Consejos 499 Visitas

La cera del oído es una sustancia que se encuentra naturalmente en el oído interno. Esta sustancia protege al oído de las bacterias y otros organismos nocivos. Además, el cerumen es un lubricante natural para todo el oído y el canal auditivo. Sin embargo, hay casos en que su cantidad aumenta y esto puede causar incomodidad, así como irritación, pérdida de la audición, picazón, mareos, etc. Es por eso que la higiene del oído es crucial. Y estos consejos le ayudarán mucho.

 

El bloqueo suele ocurrir cuando se usan hisopos de algodón para limpiar los oídos porque empujan la cera más adentro del conducto auditivo. Además, las personas que regularmente usan tapones para los oídos o auriculares tienen un mayor riesgo de acumular demasiada cera.

 

En lugar de usar hisopos para quitar la cera, debe probar los siguientes consejos. De esta manera, evitará la acumulación de cera excedente.

 

Sencillos consejos para eliminar el cerumen:

 

Solución salina

 

Disolver 1 cucharadita de sal en ½ taza de agua y luego remojar una bola de algodón en la solución. Luego, deje caer unas cuantas gotas en el oído mientras inclina la cabeza hacia un lado. Permanezca en esta posición durante un par de minutos para que el líquido pueda penetrar en el canal auditivo y suavizar la cera. A continuación, incline la cabeza en la dirección opuesta y utilice una tela para recoger el líquido de drenaje.

 

Parafina

 

Caliente tres cucharadas de aceite de parafina sobre una llama de vela y luego deje caer un par de gotas en el oído y deje que actue unos minutos. A continuación, enjuague la cera restante con agua tibia. Repita el procedimiento durante 3 días hasta que se disuelva la cera acumulada.

 

Peróxido de hidrógeno

 

Mezclar cantidades iguales de peróxido de hidrógeno y agua. Luego, coloque varias gotas en el oído y agite la cabeza suavemente para que entre en el canal auditivo. Espere unos minutos y luego incline la cabeza hacia el lado opuesto para que el líquido pueda salir.

 

Glicerina

 

Coloque cuatro gotas de glicerina en cada oreja, tres veces al día para obtener resultados óptimos.

 

Vinagre y alcohol

 

Mezcle partes iguales de alcohol para frotar y vinagre blanco y luego empape una bola de algodón en el contenido y luego soltar algunas gotas con el algodón en cada oreja.

 

Aceite de oliva

 

Deje caer de dos a tres gotas de aceite de oliva en el oído antes de ir a la cama. Trate de dormir en el lado opuesto y repita el tratamiento durante cuatro noches seguidas.

[Total:0    Promedio:0/5]

Compartir

Comentarios