Como Eliminar La Papada y Toda La Grasa del Cuello

belleza 610 Visitas

Hoy les traigo un video súper especial de un tema que quizás no es muy hablado. Es acerca de la grasita que a veces tenemos en la parte de nuestro cuello llamada papada…ohhh, ahora ya sabemos el tema verdad?

Les voy a mostrar 4 sencillos ejercicios para reducir esta grasa bastante molesta y también algunas recomendaciones que ayudaran a complementar dichos ejercicios.

Inicio rápidamente, no sin antes comentarles las desventajas de tener exceso de grasa en nuestro cuerpo y en nuestro cuello o papada.

Tener exceso de grasa es el resultado de introducir en nuestro organismo más calorías de las que utilizamos o gastamos. Las calorías son necesarias ya que son la energía que hace movernos y que es absolutamente necesaria para nuestro organismo pero, cuando ingerimos más calorías de las que quemamos, pues en pocas palabras lo que ocurrirá es que nuestro organismo las guardará a modo de reserva, por si la necesita. Claro que la siguiente pregunta es.. ¿dónde acumula el organismo las calorías sobrantes?…creo que a esa pregunta la sabemos contestar todas, porque se acumula fundamentalmente en muslos, estómago, glúteos y papada.

Cuando acumulamos más grasa en nuestro cuerpo de lo debido tenemos consecuencias como: hipertensión, problemas cardiovasculares, colesterol alto, diabetes tipo 2, y una enfermedad llamada Gota, que es básicamente el aumento de ácido úrico en sangre.

Ahora fuera de estos problemas, específicamente mis niñas tener exceso de grasa en el cuello trae como consecuencia la apnea del sueño, que no es más que una paralización de la respiración al momento de dormir debido a que esta grasa se acumula en venas y arterias coronarias obstruyendo el buen fluir de la sangre que oxigena los órganos vitales como corazón y pulmones. Cuando este oxígeno no llega bien a los pulmones, nuestro sistema respiratorio puede parar por muchos segundos y producir efectivamente un paro respiratorio.

Muy bien vamos a ver cuatro ejercicios para eliminar completamente esa grasa que no debemos tener en el cuello (tienen nombres muy cómicos je je je pero son muy efectivos). Los mismo podemos realizarlo a diario en la comodidad de nuestro hogar.

  1. El beso de Jirafa.
  2. Aprieta la Mandíbula.
  3. La Primicia.
  4. Toque de Nariz.

Empecemos siempre con un pequeño calentamiento para estirar y relajar los músculos que rodean nuestro cuello: nos ponemos de pie con nuestra espalda recta y brazos a cada lado. Respiramos profundamente. Inhalamos y exhalamos tres o cuatro veces hasta comenzar a sentirnos relajadas (mmm rico). Movemos nuestra cabeza hacia la derecha y luego a la izquierda, luego hacia arriba y hacia abajo (deben ser movimientos suaves para no marearnos o lastimar algún músculo o tendón), luego de una lado al otro. Si queremos mucha más relajación podemos agregar movimientos semicirculares o completamente circulares.

Ahora veamos de qué se tratan estos milagrosos ejercicios…

  1.  EL Beso de Jirafa: Nos colocamos bien sea de pie o sentadas pero con la espalda recta. Echamos nuestra cabeza hacia atrás lo mas que podamos y que no se sienta incómodo. A la par colocamos nuestra boca para dar un beso. Este movimiento lo mantenemos durante unos cinco o diez segundos y regresamos a la posición inicial. Podemos repetirlo unas tres o cuatro veces.beso-de-jirafa-papada
  2. Aprieta la Mandíbula: Volvemos a la posición de espalda recta (sentada o de pie) y lo que haremos es sacar la mandíbula hacia afuera al mismo tiempo que apretamos un poco los dientes (la mordida) y mantenemos allí durante unos pocos segundo y soltamos. También podemos repetirlo unas tres o cuatro veces.ejercicio-papada-4
  3. La Primicia: (este sí que es un nombre cómico y curioso verdad chicas? je je je. Este es un movimiento muy sencillo de hacer, solo tenemos que meter nuestro labios hacia adentro de nuestra boca lo mas que podamos, y apretar manteniéndolos así durante unos pocos segundos y regresar a la posición normal.ejercicio-papada-3
  4.  Toque de Nariz: Estando de pie o sentada con la espalda recta, colocamos nuestro cuatro dedos (índice, medio, anular y meñique) debajo de nuestra papada y al mismo tiempo sacamos la lengua tratando de tocar con la punta de la misma nuestra nariz. Este ejercicio podemos repetirlo en intervalos de cuatro o cinco segundo con la misma cantidad de repeticiones.ejercicio-papada-2

 

Compartir

Comentarios