Cierra los Poros Abiertos en 10 Minutos

belleza 112 Visitas

Si bien la susceptibilidad a algunos problemas de la piel, como es el caso del acné, puede causar que suframos de poros abiertos con superior frecuentemente que otros tipos de piel. Es una realidad, que esta dificultad no es excluyente, y le sucede a todo el mundo con el paso del tiempo… Esto porque el tamaño del poro puede ser afectado por cambios en la glándula folicular: es decir, por un mal higiene, que permite que la suciedad y células muertas de piel se acumulen en la cavidad, así como la exhibición continúa al sol. Por esta razón te trajimos en este día varias recetas naturales para disminuir el tamaño de los poros abiertos, son remedios muy fáciles de preparar, la mayoría no toman mas de 10 minutos y con el uso constante tienen resultados notables.

 

1. Claras de huevo:

Podrá sonar brusco, pero las claras de huevo son ideales para cerrar los poros abiertos. Las claras de huevos contienen aminoácidos y otras enzimas que además de reanimar la piel y abrir los poros, ayudan a que la piel se deshaga del exceso de aceite en personas con piel grasa. Las mascarillas de claras de huevo son una buena opción para reforzar la piel, limpiarla a hondura evitando que los poros abiertos se llenen de suciedad y se conviertan en puntos negros.

El procedimiento es muy sencillo y se puede realizar de 3 maneras, te las mencionare a continuacion

1. Bate la clara de un huevo y aplícala en toda tu cara. – Deja que se seque por completo en tu piel. – Cuando esté completamente seca, enjuaga tu piel. –

Haz esta mascarilla de una a dos veces por semana.

2. Bate dos claras de huevo y mézclalas con el jugo de medio limón. – Aplícalo en tu piel y déjalo reposar por 10 minutos o hasta que esté completamente seca.

– Enjuaga tu cara con agua fría. – Repite el proceso varias veces a la semana por un mes.

3. Bate la clara de un huevo y mézclala con 2 cucharaditas de limón y avena. – Aplícala en tu piel y déjala reposar por 30 minutos. – Enjuaga con agua fría. – Repite dos veces a la semana por un mes.

2. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que te encantarán. Para ello, mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio en dos de agua hasta generar una pasta, la cual deberás aplicar a través de pequeños masajes en la zona afectada.

Deja reposar por 10 minutos y después enjuaga con agua fría.

3. Carbón activo

El carbon activo es un desintoxicante natural. Para usarlo,  en un plato deposita el carbón activo de una cápsula (éstas las puedes comprar en una tienda naturista), una cucharada de leche y una de grenetina.

Antes de mezclar, derrite la grenetina en el microondas por 15 segundos; inmediatamente mezcla los demás componentes y con cuidado colócalos sobre tu cara por 10 minutos.

Para disminuir la posibilidad de que tus poros se abran con el paso del tiempo, después lavar tu rostro procura inutilizar aceite de semilla de uva para hidratarlo.

Compartir

Comentarios